Se incrementan los aranceles comerciales de varios productos

Comparte este contenido en tus Redes
Veces vista: 59

En su Edición Ordinaria número 8, del 25 de enero de 2024, la Gaceta Oficial de Cuba publicó dos disposiciones jurídicas del MFP y del MINCEX que afectan la importación CON CARÁCTER COMERCIAL de algunas mercancías, por parte de cualquier actor económico que opere en el país.

La primera es la Resolución 7-2024, del Ministerio de Finanzas y Precios, que establece la reducción – en un 50% – de las tarifas arancelarias que se aplican a las importaciones de materias primas, insumos y bienes intermedios, con destino a procesos productivos. Se establece especialmente para aquellas importaciones dirigidas a la producción de alimentos y se autorizará puntualmente a partir de una solicitud previa.

La segunda es una Resolución Conjunta del MFP y el MINCEX, la 01-2024, que modifica los adeudos de varias partidas del Arancel Comercial de la República de Cuba, aumentando del 10 al 30, en la Tarifa General, y del 5 al 15, en la tarifa de Nación Mas Favorecida. (NMF) los impuestos de todo el Capítulo 24, Tabaco en general (puros, en rama, picadura y cigarrillos y varias partidas del Capítulo 22, Bebidas, líquidos alcohólicos ( Alcohol etílico y aguardiente desnaturalizados, Aguardiente de vino o de orujo de uvas y Ron y demás aguardientes procedentes de la destilación, previa fermentación de productos de la caña de azúcar)

Antes de continuar, dejemos que la Inteligencia Artificial (IA) nos diga cuáles son los objetivos que se persiguen con los impuestos a la importación:

  1. Promover o facilitar la producción de empresas locales, al hacer menos costosa la entrada al país de materias primas y otros artículos necesarios para elevar la producción nacional
  2. Proteger la producción interna de un país al hacer que los bienes extranjeros sean más costosos. Al hacer que los productos importados sean más caros, los aranceles pueden incentivar a los consumidores a comprar productos locales, lo que a su vez puede estimular la economía interna.

Como es fácil de entender, en el caso de la primera medida el objetivo es bien claro: Al disminuir los costos de importación de las materias primas y de otros artículos necesarios se favorece la producción de alimentos y otros bienes, pues se disminuyen los costos.

Sin embargo, en el segundo caso el objetivo es otro. Si lo analizamos veríamos que el objetivo de la Resolución Conjunta MFP-MINCEX es proteger la industria nacional, haciendo más caros los bienes similares importados

O sea hacer, por ejemplo, que a los productores nacionales les sea más barato utilizar el ron y demás aguardientes procedentes de la destilación de la caña de azúcar producidos en el país, que comprarlos en otro país e importarlos.

Lo mismo sucede con el tabaco y todos los productos elaborados a partir de él, pues al provocar, por ejemplo, que al fumador le salga más económico fumarse un cigarrillo Partagás que un Malboro, se protege, por una parte, la industria local y por otra, se aumenta la recaudación por impuestos arancelaria si él prefiere aun así fumarse uno extranjero.

Claro, estas últimas medidas solamente cumplirán estos objetivos si los productos que fueron protegidos por una alza en los aranceles tienen una suficiente presencia en el mercado interno y puedan asumir la demanda en general, pues en caso contrario (si no hubiera suficiente oferta nacional) las mismas pueden tener varias implicaciones y consecuencias no deseadas entre las que estarían, según la misma IA:

  1. Los aranceles encarecen la importación y ese aumento de costos se trasladaría a los precios finales que paga el consumidor
  2. El aumento de precios de los productos afectados por los aranceles contribuiría a la inflación, ya que los consumidores enfrentarían costos más altos
  3. Los inversores extranjeros pudieran percibir que el entorno comercial se vuelve más hostil y que existe un riesgo mayor para la inversión.

En lo personal estoy seguro de que la bonificación de materias primas será beneficioso para nuestra economía y en el caso de los aumentos arancelarios, confío que estas medidas hayan tenido el suficiente análisis y más importante aún, que las producciones y ofertas nacionales asuman las demandas actuales y futuras.