Mercancias perecederas en contenedores y su influencia en el costo

Comparte este contenido en tus Redes
Veces vista: 16

El transporte de mercancías perecederas en contenedores tiene un impacto directo en los costos debido a las medidas adicionales de manejo y control de temperatura necesarias para mantener la calidad y la seguridad de los productos durante el tránsito.

A continuación, se presentan algunas de las razones por las que las mercancías perecederas afectan los costos del envío, junto con ejemplos concretos:

Refrigeración y Control de Temperatura: Las mercancías perecederas, como frutas, verduras, pescado, carne y productos lácteos, a menudo requieren condiciones de temperatura específicas para conservar su frescura. Esto implica el uso de contenedores refrigerados (reefers) que pueden mantener temperaturas precisas durante todo el viaje. Estos contenedores son más costosos de operar y mantener en comparación con los contenedores secos estándar. Por ejemplo, el transporte de productos como camarones congelados desde Cuba a Europa en contenedores reefers requiere un control de temperatura constante a unos -20°C para garantizar la calidad y la seguridad del producto. El costo adicional de mantener una temperatura tan baja es significativo.

Monitoreo y Registros: Las navieras y los operadores de contenedores refrigerados deben llevar un estricto registro y monitoreo de la temperatura y las condiciones del aire dentro de los contenedores. Esto implica el uso de sensores y sistemas de monitoreo avanzados para garantizar que se cumplan los requisitos de temperatura. Por ejemplo, el transporte de flores cortadas desde América Latina a Norteamérica requiere un monitoreo constante de la temperatura y la humedad para mantener la frescura y la calidad de las flores durante el viaje. Los registros y sistemas de monitoreo adicionales generan costos.

Manipulación Especializada: La carga y descarga de productos perecederos a menudo requiere equipos y procedimientos especializados. Los contenedores reefers se cargan y descargan con grúas y equipos específicos para garantizar la integridad de la carga y evitar retrasos en el proceso. Un ejemplo de ello es que la manipulación de contenedores de carne congelada implica la utilización de equipo de manipulación especialmente diseñado para evitar la descongelación y garantizar la integridad del producto. Esto conlleva costos adicionales de mano de obra y equipo.

Documentación Específica: El transporte de productos perecederos a menudo requiere documentación adicional, como certificados de origen, certificados sanitarios y otros documentos que verifiquen la calidad y seguridad de los productos. Esto puede implicar costos administrativos y de trámites. En este caso podemos poner como ejemplo que la exportación de frutas frescas, como mangos o uvas, a mercados internacionales requiere una documentación detallada que incluye certificados de inspección fitosanitaria y certificados de origen para cumplir con los requisitos de importación de otros países.

Seguros Especiales: El seguro de carga para mercancías perecederas puede ser más costoso debido al mayor riesgo de pérdida o daño debido a problemas de temperatura o deterioro. Otro ejemplo sería el de los productos lácteos que requieren refrigeración constante y cuyo seguro será más costoso que el seguro para productos no perecederos debido a los riesgos asociados.

En resumen, en el caso de mercancía perecederas las navieras y los exportadores deben invertir mucho más en contenedores especializados, sistemas de monitoreo, manipulación especializada, documentación adicional y seguros específicos, lo que aumentará significativamente los costos en comparación con el transporte de mercancías no perecederas. Por esas razones. Los importadores deben tomar todas las medidas a su alcance para que no hayan demoras excesivas y evitar toda estadía innecesaria.